Connect with us

Nacionales

Los 176 aniversario del La Batalla del 19 de marzo olvidado en medio de la crisis por coronavirus

Published

on

Compartir

SANTO DOMINGO.- Este jueves la República Dominicana conmemora 176 años de una de las batallas más importantes luego de la independencia del 27 de febrero, la del 19 de marzo, celebrada en 1844 en Azua de Compostela bajo la comandancia de Pedro Santana junto a José del Carmen Garcia, Antonio Duvergé y Francisco Soñé.

Cada año la Comisión Permanente de Efemérides Patrias (CPEP) realiza diversas actividades para honrar a los hombres y mujeres que aportaron a defender la soberanía nacional en un día como hoy, pero este año la propagación por el mundo y el país del coronavirus ha impedido que esto se haga por las cancelaciones de eventos públicos a nivel nacional.

En un comunicado enviado la tarde de ayer miércoles a la redacción de El Nuevo Diario, el presidente de la CPEP, Juan Daniel Balcácer, señaló que la decisión de suspender forma parte de las medidas de protección a la población, vigentes a partir de hoy, anunciadas por el presidente de la República, Danilo Medina Sánchez, con relación a la situación que viven el país y el mundo a raíz de la pandemia desatada por el COVID-19.

Balcácer indicó que la institución había estado trabajando en conjunto con las gobernaciones tanto de Azua como de Santiago, así como con los ministerios de Defensa, Educación y otras instituciones, con el fin de confeccionar el programa conmemorativo que regirá los actos solemnes para recordar ambas epopeyas bélicas.

“Sin embargo, en vista de que enfrentamos un peligro de alcance mundial, debemos respetar los protocolos establecidos por las autoridades sanitarias del país, al igual que las directrices del señor Presidente de la República para protegernos y enfrentar con éxito esta pandemia que amenaza a todos por igual”, expresó Balcácer.

No solo la suspensiones de las actividades oficiales del gobierno hacen que esté 2020 no se recuerde la gesta patriótica, también la suspensiones de clases en las escuelas y colegios afectan a que miles de niños y jóvenes honren a sus patriotas, sin ofrendas florales ni profesores que en clases de historias hagan menciones a lo ocurrido en un 19 de marzo de 1844.

Instituciones no recuerda el 19 de marzo ni por las redes

La falta de honras a los héroes de la Batalla del 19 de marzo no solo ha sido de forma presencial, también las redes sociales y otras vías de comunicación Estatales en medio de la crisis nacional ha hechado al olvido la gesta, ya que instituciones como la Presidencia de la República, ni El Ministerio de Educación han podido postear ni un mensaje para recordar la celebración.

Solo los Instagram de Efemérides Patrias, Cámara de Diputados, senado, el Ministerio de Defensa y el Ejército Nacional han colgado imágenes donde se menciona el 19 de marzo de Azua y el 30 de marzo de Santiago.

“Entiendo que estamos en emergencia nacional y la mayoría de los esfuerzos es oriental a la población para prevenir el coronavirus, pero un mensaje y recordatorio a algo tan importante de nuestra identidad como la batalla de Azua no le quita nada al sector público ni privado”, señaló José Peralta, catedrático de historia.

Otro que coincide con Peralta es el abogado Marcos Ramírez, quien expresó no entender cómo el Estado Dominicano no dispuso que todas las instituciones hiciera de forma obligatoria un posteo para honrar a nuestro héroes.

“Si no hubiese hombres y mujeres que luego del 27 de febrero siguieran luchando hoy no tendríamos una república y eso no debe ser olvidado”, agregó el también periodista.

Sobre la Batalla del 19 de marzo

El 19 de marzo de 1844 se produjo en Azua el enfrentamiento de las tropas dominicanas lideradas por el general Pedro Santana y las tropas haitianas encabezadas por el presidente haitiano, Charles Hérard Ainé.

Esta justa implicó el inicio del afianzamiento de las ideas de independencia que se pusieron de manifiesto en el trabucazo del 27 de febrero de 1844. Con la división del ejército haitiano, Hérard pretendía unir la columna del sur con la del norte para atacar a Azua, pero las tropas dominicanas, dirigidas por Fernando Taveras, Vicente Noble, Dionisio Reyes, y Pedro Santana las fuerzas del General Broum que estaban posicionadas en las Marías, desarrollándose el primer combate en la fuente de Rodeo.

Por otro lado, las tropas del general Souffrand avanzaron hacia Azua, enfrentándose en el Paso de la Hicotea con los dominicanos comandados por Manuel Mora. Las tropas de Hérard pasaron por los Jovillos persiguiendo a Luis Álvarez, pero las tropas dominicanas del General Lucas Díaz, apostadas en el Paso del Jura, atacaron al ejército haitiano.

Al entrar las tropas haitianas a San Juan fueron enfrentadas por José del Carmen García, Francisco Soñé, Lucas Díaz y Jean E. Ceara y desalojándolas del río Jura. El mismo día 19 las fuerzas del jefe haitiano Tomás Héctor entraron en Azua y la encontraron desierta, pero el ataque fue rechazado por los dominicanos. Los haitianos atacaron por el camino de Los Conucos. Allí fueron enfrentados por Matías de Vargas, José Leger y Feliciano Martínez.

En la comunidad El Barro, el ejército haitiano combatió contra las tropas de Duvergé, y luego fueron enfrentados por Nicolás Mañón en el Cerro de Resolí. El ataque provocó la huida de los invasores de nuevo hacia el río Jura. El día 19 los dominicanos se retiraron a Sabana Buey.

Los soldados de Souffrand fueron detenidos en La Hicotea; reiniciaron su marcha el día 20 para unirse a las tropas de Hérard. Esta batalla se inició a las 7 y media de la mañana.

El 19 de marzo las tropas dominicanas estaban posicionadas en puntos estratégicos en la ciudad de Azua. Estaban conformadas por 2500 soldados, entre los que había hateros y monteros, que formaban el ejército de Pedro Santana. Entre estos soldados se hallaban jóvenes azuanos que habían sido entrenados por Antonio Duvergé y Francisco Soñé.

Las tropas criollas estaban repartidas entre El Camino del Barro, donde se encontraba la fusilería azuana comandada por el capitán Vicente Noble; en La Loma de Resolí, 200 hombres al mando de Nicolás Mañón; en el centro de la villa había dos cañones, uno manejado por Francisco Soñé y otro por José del Carmen García. Camino a Los Conucos y Las Clavelinas se encontraba una fuerza de artillería comandada por Matías de Vargas, José Leger y Federico Martínez.

Descarga nuestra app