Connect with us

Nacionales

EN LAS ESCUELAS DE RD SE PROMUEVE LA TRÁGICA UNIFICACIÓN DE LA ISLA

Published

on

Compartir

Por Francisco Reyes Guzmán

Desde hace varios días circula en las redes sociales el vídeo de una madre que se quejó de la mala nota que pusieron a su hija por dividir correctamente la Isla de Santo Domingo en dos naciones.

De acuerdo con las declaraciones de la señora, la profesora de su hija descalificó el trabajo alegando que «no somos dos naciones sino una sola isla».

Quizás la niña estuvo equivocada en la respuesta que exigía la maestra, pero no en el conocimiento de la isla y de las dos naciones que la integran. ¿Se merece una mala nota por reconocer cuál es su país?

Ciertamente, somos una misma isla que por circunstancias históricas terminó dividida en en la República Dominicana y la República de Haití.

Cabría preguntarse: ¿cuál es la finalidad de esa profesora al enseñar a sus alumnos que la isla no está dividida en dos naciones?

Desde el año pasado, grupos nacionalistas han expresado sus quejas sobre la decisión del Ministerio de Educación de cambiar los textos de Historia Dominicana en el nivel de la educación primaria para dar más importancia a la independencia de Haití que a la Independencia Nacional, alegando que la misma no se produjo en la parte oriental de la isla.

Es indignante ver que en las escuelas públicas de la RD se promocione la fusión de la isla a través de la enseñanza de la Historia y la Geografía.

El Ministerio de Educación está consciente de promover a través del sistema educativo oficial la unificación de las dos naciones, que es uno de los puntos de la agenda de los gobiernos que hemos tenido a partir de 1996, y que se mantiene en la política fusionista del gobierno del PRM y Luis Abinader.

La denuncia de esa madre es una voz de alerta para que los padres y madres de familias dominicanas tomen conciencia de que se persigue que sus hijos e hijas no afiancen la identidad nacional, para que se acostumbren a aceptar la fusión de la RD y Haití.

Es un llamado a tomar mucho más en serio la revisión de los cuadernos y las tareas de sus hijos e hijas con el fin de no permitir que sean adoctrinados en el fusionismo.

Somos dos naciones que trágicamente hemos tenido que compartir la misma isla, pero no estamos obligados a fusionar las dos culturas, como se pretende con el plan de frontera abierta, como quiso el canciller haitiano en su visita reciente al gobierno de Luis Abinader.

El plan de los traidores, como el canciller Roberto Álvarez; el director del Instituto Nacional de Migración, Wilfredo Lozano; el embajador dominicano en España, Juan Bolívar Díaz; el propio presidente Abinader y ciertos políticos y comunicadores sociales es convertirnos en una sola nación.

Pero mientras haya dominicanos dispuestos a defender la soberanía nacional, a empuñar las armas si es necesario para no ceder una pulgada de nuestro territorio a Haití, el plan de esos traidores no será posible.

Por el contrario, exigimos al gobierno de Luis Abinader la repatriación de los millones de nacionales haitianos indocumentados y que se abstenga de otorgar la nacionalidad dominicanos a 500 mil de ellos, como ha pedido Juan Bolívar Díaz.

El único líder político que desde hace años propone con claridad dicha repatriación, más la construcción del muro para preservar nuestro territorio y nuestra cultura, es Ramfis Domínguez Trujillo.

Si Abinader se niega a resolver este problema, el movimiento nacionalista está dispuesto a hacer que se cumpla esa prerrogativa de la forma que sea.

Somos dos naciones: «ustedes allá y nosotros acá». No queremos profesores pro haitianos.

FUENTE: Poder informativo

Descarga nuestra app